Archivo de la categoría: INTRODUCCIÓN

Información de la materia

Contactos del profesor:

correo electrónico:  luisjosanchez@hotmail.es

Delphos papás.

Instagram: luisjosanchez07

Twitter @luisjosanchez01

PÁGINA DEL BLOG DE LA ASIGNATURA:  https://albalathistoria.wordpress.com

http://luisprofehistoria.wordpress.com

(Divulgación de los post del blog a través de instagram y twitter)

LIBROS DE TEXTO:  cualquiera de cualquier editorial pero es aconsejable tener uno de referencia.

Criterios de calificación:

Exámenes (dos como mínimo por evaluación, siguiendo el esquema de EVAU)

Tareas a partir de cuestiones o asuntos que se traten en clase (pequeña tarea)

Comentarios de texto (a realizar dos como mínimo por evaluación)

Participación activa en clase.

“El cuadro de las lanzas” – “La fiel infantería”(Arturo Pérez-Reverte)

Artículo de Arturo Pérez-Reverte

Introducción HISTORIA DE ESPAÑA

Nací
en un tiempo triste y en un triste país
donde las cosas bellas tenían nombres feos
donde pecado
era el nombre que daban al amor y donde
tristes gentes hablaban de la guerra y se tocaban
el sexo en las tinieblas y con prisas furtivas
en la noche del sábado tras haber contraído
matrimonio buscando
patrimonio y remedio
a la concupiscencia o a la sífilis.

Nací en un tiempo triste
y en un triste país
donde la gente iba vestida
de negro casi siempre
y llevaba bigotes cuadrados en el alma. Donde
ya no servían los nombres de las cosas
porque las cosas estaban prohibidas
o eran obligatorias: levantar el brazo
con la mano extendida
para que los brazos no pudieran
abrazar y las manos
llegaran siempre tarde a la caricia.

Nací en un tiempo triste y en un triste país
donde los niños se llamaban flechas
o pelayos cuando eran ya mocitos
y llevaban camisa
azul y la cabeza
rapada por la parte de dentro y por defuera:
mitad monje y soldado les decían
que tenían que ser cuando crecieran
y hubieran de avanzar gallardamente
por Dios hacia el Imperio o viceversa.

Nací en un tiempo triste y en un triste país
donde las niñas
se llamaban Begoña y aceptaban
mansamente un futuro
de monjas o matronas gordezuelas
cuando la superiora colocaba
duros sostenes sobre sus tetas tiernas
y más duros aún sobre la parte
más tierna del cerebro para que las ideas
no desbordaran nunca el límite preciso
de su destino de mujer: virgen o madre
y si fuera posible las dos cosas.

Nací en un tiempo triste y en un triste país:
abjuro para siempre
jamás de aquella patria
donde un millón de muertos velaban el cadáver
de los supervivientes.

Iván Tubau, Patria

A %d blogueros les gusta esto: